¿Qué es MundoBubub?

MundoBubub es un microcosmos creador en donde la ley de la gravedad es sustituida por la ley de la ingravidez y la fantasía y la imaginación son los soles que le dan la luz.
MundoBubub es un país sin territorio, habitado por personajes hechos de la materia con la que están tejidos los sueños.

¿Cómo es mundobubub?

En mundobubub reina la ataraxia, estado en el que no existe el dolor ni la prisa, todo tiene su lugar y su porque sí. Hay feng shui, picardía y permanentes ganas de bailar. Sólo lo ilógico parece real y lo normal no existe por el simple hecho de que suele ser aburrido.

¿Bajo qué régimen funciona mundobubub?

MundoBubub es una monarquía plebeya dirigida por aristócratas arruinados y el Rey tiene categoría de dios viviente, aunque se las da de descreído.
Su Majestad se llama bubub, y es un pájaro-pie con aspecto de flor, proveniente de una antigua estirpe, extraña mutación bacteriana del polvo de estrellas. Y es primo lejano de Ubú Rey, lo que tiene a gala.

¿Quiénes habitan mundobubub?

En MundoBubub habitan seres fantásticos con una gran vocación artesanal, artística y artefacta. Todas las palabras que empiezan por arte son muy bien valoradas y se consideran de buen gusto su utilización.
bubub es un ser condescendiente con su pueblo, y suele presentarse de improviso en casa de cualquiera de sus súbditos dispuesto a gorronear una confitura artesana, a zamparse unos versos de gominolas o a probarse delantales u otras prendas que locamente diseñan los habitantes de MundoBubub.

¿Cómo son los mundobubianos?

Todos los mundobubianos son de una amabilidad exquisita y ejercen oficios creativos; no existen policías, burócratas, notarios ni callistas; no hay psicólogos, ni periodistas, ni políticos, ni banqueros. Jamás se ha visto en mundobubub un gestor administrativo ni un corredor de seguros.
Eso sí, poetas, funambulistas, constructores de cajas de música, esgrimidores, recolectores de gotas de arcoíris; poetas estomagantes, fabricantes de salsa al pesto, alquimistas de salón, galleteros, mermeladistas, pañalólogos u otros oficios descabellados en el mundo no- mundobubiano se encuentran aquí a saco.
Pero que nadie se llame a engaño: si vas con ruido en la cabeza y de mal rollito, eres deportado ipso facto y sin contemplaciones. ¡Menudo genio gastan los mundobubianos con los que se pasan de listos!

¿Cómo ir a mundobubub?

MundoBubub no está en los mapas ni es accesible para cualquiera, por mucha tarjeta VISA que se tenga. Y, sin embargo, todo el mundo, en un momento dado, puede visitar MundoBubub. La razón es muy sencilla: MundoBubub no es un lugar, es un estado de ánimo.

Sitios de interés en mundobubub.

Una de las características específicas de MundoBubub es que se reinventa a sí mismo continuamente, pero con la dosis adecuada de ataraxia, y a día de hoy, se pueden establecer unos cuantos sitios de interés que están establecidos como definitivos transitorios, tal es el grado de mutabilidad de MundoBubub. A más no podemos llegar, pues la rueca de tejer mundos mundobubianos no descansa (es lo único que no descansa en MundoBubub).
Podemos sugerir unos pocos, de muestra valga el botón:

Fructífera: es el paraíso de las confituras artesanas. El LISAB (Laboratorio Itinerante de Sabores Acojonantemente Buenos) es un órgano dependiente directamente de la Casa Real que investiga, desarrolla e innova en el mundo de las confituras, mermeladas, delicatessen y laminerías varias. Asesora sin parar a todos los habitantes de Fructífera, una ciudad-ensoñatorio en la que huele deliciosamente a canela, cardamomo, corteza de naranja y ciruelas pasas, entre otros aromas. El director del laboratorio es el Doctor Fructinstein, amigo personal de Su Majestad el Rey Bubub. No dejen de visitarla. ¡Ah! Y allí son precios de fábrica.

Mantala City: Sin ser la capital, se podría decir que es la ciudad más dinámica de MundoBubub, ya que está orientada de forma inequívoca a todas las expresiones más furiosas del diseño industrial del hogar de hoy. Lavadoras-karaoke, tenedores con GPS, espumaderas con radar o exprimidores con memoria RAM pululan por las calles de manera armoniosa con otras expresiones más tradicionales, como los almireces de madera de olivo o los delantales con sentido del pudor. Hay más escuelas de gastronomía en Mantala City que entre Cataluña y Euskadi juntas, con eso está todo dicho. Y se puede comer cocina de autor, cocina de actor y cocina de cantautor: desde sushi de gintonic hasta migas a la pastora con sebo de horchata, por poner unos ejemplos, y a precios módicos.

Bubianka: Es la capital histórica de MundoBubub. Ciudad pequeña y adorable, bañada por el Lago Amarillo (lago natural de zumo de piña), Bubianka es la sede de la Casa Real y se caracteriza por el colorido de sus edificios, que son comestibles y se rehacen continuamente. El Palacio Real es un conjunto de edificios ingrávidos (suspendidos en el aire) que se mueven en elipsis y producen sonidos ataráxicos que producen paz y quietud. Su Majestad Bubub hace una vida nómada entre los dieciséis edificios ingrávidos, según sea el estado de ánimo en el que se encuentra. Estados que se asocian a los colores de las fachadas de los mismos (Euforia, Edificio Magenta; melancolía, Edificio Ambarino, y así sucesivamente). Hay algunos hotelitos con encanto que sirven musicayunos, especialidad única de Bubianka (son desayunos que sólo se escuchan pero alimentan el alma). Recomendamos el combinado El Fary/Vivaldi. No deja indiferente.